Diez lecciones sanas de mis pacientes

  Si la vida es como una caja de bombones, ser psicóloga te permite ver la parte trasera de la caja, la que te dice qué forma y sabor tiene cada uno. O bueno, por lo menos te da la oportunidad de ver la cara de la gente cuando los prueban. Hablar con tantísimas personas…

LEER MÁS